• Hoy quiero contarte...

"Esta formación es buena. A mí, realmente, me ha cambiado la vida porque antes tenía un concepto de la Mutilación Genital Femenina (MGF) diferente. Antes, cuando oía a alguien decir que la MGF no era buena, les decía que no sabían de lo que hablaban porque es nuestra cultura y encontramos a nuestra gente haciéndolo. Solía enfrentarme a esas personas y decirles que la práctica era buena. Sin embargo, más tarde, cuando Wassu Gambia Kafo vino a formarnos, supe que el concepto que tenía sobre la MGF no coincide con lo que está ocurriendo. Lo que he aprendido aquí ha cambiado mi vida porque yo fui víctima, como conté aquí en la clase. Fui circuncidada cuando tenía nueve años, por aquel entonces estaba en segundo curso, pero cuando me llevaron no me informaron. En la mañana me dijeron "te vamos a dar plátanos, hoy tendrás muchos plátanos". Así que estaba feliz, le dije a mis amigas que íbamos a comer muchos plátanos. Luego fuimos y me encontré en una situación crítica en la que sufrí mucho. Fue horrible para mí porque la hemorragia de la que han hablado aquí... aquel día yo sangré, sangré muchísimo. Intentaron ayudarme a controlar la hemorragia, pero realmente fue un mal día para mí. Esta formación me ha cambiado mucho, he aprendido mucho de estas complicaciones.

Como soy enfermera comunitaria y estoy próxima a la comunidad, ahora lo que planeo hacer es, cuando vuelva, intentaré sensibilizar a mi gente, especialmente a mis comadronas tradicionales y a los trabajadores sanitarios de los pueblos. Les sensibilizaré a ellos y a las personas influyentes en los poblados. Les hablaré y explicaré el impacto negativo de la MGF.

Me siento muy orgullosa de Wassu Gambia Kafo, porque estáis ayudando a la nación. No estáis ayudando al profesional sanitario de manera individual, sino a la nación, porque formando personal sanitario estáis formando a la nación entera. Nosotros, los profesionales de la salud, somos quienes trabajamos con la comunidad, así que si nos formáis podemos ir a las comunidades, expresarnos y devolver esta información. Estoy contenta porque estáis cambiando nuestras vidas. Lo que pensábamos antes y lo que estamos viendo ahora, es diferente. Así que definitivamente, Wassu Gambia Kafo, muchas gracias a vosotros".

"Esta reunión sobre Mutilación Genital Femenina (MGF) me agrada mucho. Debemos analizarla críticamente y escuchar atentamente vuestros consejos para prevenir sus complicaciones. Yo soy un vivo testigo de ellas, de mi propia hija tras ser circuncidada. Ella estuvo dos días sin orinar y mi mujer y yo la forzábamos a que orinase abriendo sus piernas, pero ella las cerraba por miedo al dolor. Si veis que pasa todo esto es por ignorancia sobre las consecuencias de la MGF y hoy habéis venido a aclararlas. Ahora nos damos cuenta de que lo que solíamos hacer y practicar como parte de nuestra cultura, tiene consecuencias. Entonces deberíamos parar la práctica.

Antes no conocía las consecuencias pero ahora sí y seré el primero entre aquellos cuyas hijas no serán circuncidadas porque ya he visto las consecuencias. Prevenir es mejor que curar, deberíamos promover el diálogo porque nosotros, Alkhalos, siempre asistimos a reuniones en diferentes lugares. Es sensato involucrar a la gente en esto y que las mujeres prometan empezar a hablar de ello durante reuniones, celebraciones locales y ceremonias de manera amistosa.

Mi papel será mantenerme firme y asegurarme de que la gente de mi pueblo y de los pueblos vecinos esté informada, ya que vosotros no podéis realizar formaciones en todos estos pueblos. Entonces será nuestra responsabilidad sensibilizar en cuanto a todo lo que conlleva la MGF, así como sobre sus beneficios, que consisten en la transferencia de conocimiento, canciones y bailes, pero el corte debe pararse ya que causa complicaciones".

"Hoy, si la circuncisión estaba en la mente de alguien, esa persona ha cambiado y quien pensaba circuncidar a su hija, ha parado, ¿y por qué? Por la información que Wassu Kafo dio a la gente de nuestro país que nos ha encantado, ya que es por nuestro futuro y el futuro de nuestros líderes. Yo la valoro, igual que muchas otras personas como yo que están aquí. Y si Dios me acompaña de regreso a Jokadou Dassilami, como soy la mujer del hermano pequeño del Alkhalo (jefe del pueblo), me aseguraré de diseminar esta información en Dassilami."



Y de aquí en adelante si alguien quiere circuncidar a su hija, tendrá que buscar una 'circuncidadora' en otro lugar, porque yo, mis manos, no volverán a hacer ese trabajo nunca más".