• Una práctica tradicional,
    125 millones de rostros.

¿Qué es la MGF?


La Mutilación Genital Femenina (MGF) es una práctica tradicional perjudicial con fuertes y ancestrales raíces socioculturales. Según la Organización Mundial de la Salud, comprende aquellos procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos.

Internacionalmente reconocida como una extrema violación de los derechos humanos, la MGF perpetúa la desigualdad de género y la discriminación, afectando seriamente la salud y el bienestar de mujeres y niñas. UNICEF estima que más de 125 millones de mujeres y niñas han padecido la práctica y más de 30 millones de niñas se encuentran en riesgo de ser mutiladas durante la próxima década.

¿POR QUÉ SE PRACTICA LA MGF?


A pesar de que su origen es impreciso, la práctica ha adquirido un fuerte significado simbólico. Quienes defienden la perpetuación de la MGF, argumentan que es decisiva para preservar la identidad étnica y de género, proteger la feminidad, la pureza y la virginidad, garantizar el "honor de la familia", asegurar el matrimonio y mantener una higiene saludable. En muchas sociedades, se ha convertido en la prueba física que confirma que una niña ha sido iniciada mediante un rito de paso a la edad adulta, confirmando su feminidad y asegurando que recibe las enseñanzas necesarias para ser digna de pertenecer a la comunidad.

La MGF es considerada un componente crucial del proceso de socialización, ligada a los dos valores fundamentales que conforman la vida africana: sentimiento de pertenencia a la comunidad y complementariedad de sexos.

En muchas comunidades musulmanas la MGF se practica por motivos religiosos, siendo considerada una Sunna. Sin embargo, no se asocia necesariamente con el Islam, ya que numerosos musulmanes no la practican, mientras que sí lo hacen ciertas comunidades de cristianas coptas y judías falashas.

¿DÓNDE SE PRACTICA LA MGF?


La MGF se practica principalmente en 28 países de África subsahariana, así como en partes de Oriente Medio y Asia (Yemen, Omán, norte de Irak, ciertas regiones de India, Malasia e Indonesia, entre otros). Sin embargo, debido a los flujos migratorios, lo que un día fue local es ahora global: la MGF pervive en diáspora y puede encontrarse en Europa, Australia, los Estados Unidos de América, etc. Allá donde migrantes llevan consigo su cultura.

¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE MGF?


La Organización Mundial de la Salud clasifica la MGF en cuatro tipos, en función de su severidad:

  • Tipo I: resección parcial o total del clítoris y/o del prepucio (clitoridectomía);
  • Tipo II: resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores (excisión);
  • Tipo III: estrechamiento de la abertura vaginal para crear un sello mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris (infibulación);
  • Tipo IV: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE LA MGF?


Todos los tipos de MGF conllevan consecuencias perjudiciales para la salud y el bienestar de recién nacidos/as, niñas y mujeres a lo largo de sus vidas. La práctica tiene un impacto negativo en la salud materno-infantil, incrementando el riesgo de complicaciones obstétricas y muertes neonatales.

  • Consecuencias inmediatas
    • dolor severo
    • choque
    • hemorragia
    • retención de orina
    • infecciones tales como tétanos o sepsis
  • Consecuencias a largo plazo
    • dolor crónico
    • infecciones vesicales y urinarias recurrentes
    • queloides
    • fibrosis
    • esterilidad
    • trauma psicológico
    • VIH/SIDA